<- Menu

<- Costa del Sol


   

 

 

COSTA DEL SOL

Gastronomía

 

La comida tradicional malagueña hunde sus raíces en los fogones de las clases más humildes, muchas de las cuales sólo guisaban lo que obtenían de su huerto, lo que les daba el corral o aquello que cogían en el mar o con un cepo furtivo. De esta manera, se ha consolidado una cocina arraigada que nace de la tierra malagueña y va unida indisolublemente a su historia, a sus modos de vida.

Muy lejos ya de la concepción de la cocina sólo como medio para la subsistencia, en nuestros días ésta se considera un arte y, como tal, los platos tradicionales forman parte del acervo cultural de la sociedad. Se recomienda a los visitantes que se sumerjan en los sabores y olores de la gastronomía malagueña y se animen a disfrutar platos como el Ajoblanco, la Ensaladilla malagueña, la Porra o las Berenjenas con miel de caña de Frigiliana.

La cocina malagueña es también famosa por sus potajes y platos de cuchara, entre los cuales, el Gazpachuelo es uno de los más conocidos. Este guiso, de origen marinero y modesto, ha visto cómo se revisaba su receta para dar origen a la Sopa Viña AB, que añade al caldo merluza, gambas, almejas y un poco de vino amontillado.

Otros guisos tradicionales son la Sopa perota de Álora -sabroso y contundente plato que da cuenta de la riqueza de la huerta malagueña-, la Sopa de tagarninas o  las consistentes Berzas malagueñas. Estos platos tan populares están presentes en la inmensa mayoría de los bares y restaurantes de los pueblos de la provincia y son una manera muy recomendable de entrar en calor después de un día paseando por la sierra malagueña o disfrutando de la oferta cultural de la ciudad.

Pero, sin duda, uno de los más conocidos de la gastronomía malagueña son las Migas, un guiso humilde que puede acompañarse casi de cualquier cosa (verduras, chacina, pescado, naranjas,…) y que se sirve actualmente como Plato de los Montes cuando se come con chorizo, morcilla, pimientos y lomo. Las denominadas ventas, restaurantes familiares y característicos que se sitúan a lo largo de toda la red de carreteras secundarias de la provincia, son el mejor lugar para probarlas.

El toque marengo está presente siempre en las mesas malagueñas. Málaga no se entiende sin el pescaíto frito, sin el Emblanco de jureles, el Caldillo de pintarroja, los Boquerones al vinagre, los Calamares rellenos o los magníficos Espetos de sardinas. A lo largo de toda la costa pueden probarse innumerables platos a base de pescado y marisco que atraen a propios y extraños.

Es recomendable que el comensal reserve un poco de apetito para degustar los postres y dulces de la provincia. Los Borrachuelos, llamados así llama así porque en la masa llevan anís y vino, son los dulces navideños más típicos en Málaga. El Bienmesabe antequerano, la sencilla pero sabrosa Meloja –crema de higos con fruto secos- , las Gachas con frutos secos o los Roscos de huevo son otros de los manjares propios de la provincia con los que poner un buen broche y final a una gran comida.

 

 

 

 Turismo Costa del Sol/www.visitacostadelsol.com.

 

 

 

► Volver arriba

 Leer más sobre Costa del Sol   
 Sol y Playa  Gastronomía Golf  Toro

 

 

 

 

Home Costa del SolMarbella Mijas Actividades - 4x4Barraquismo Buceo Caballos -Observación de avesQuad Senderismo - Nuestros DescuentosGolf Eventos Museos Alquiler de VehículosRestaurantes Salud y BellezaGuía Direct - Contacto

VolverContinuar